BIGTheme.net • Free Website Templates - Downlaod Full Themes
  • InmobiliariaTopoequipos

    PROMOCIÓNPromoción del inmueble en diferentes medios comerciales inmobiliarios

    Topoequipos Bogotá

    Calle 51 # 5 - 56 - Teléfonos: 338 12 26 - 288 02 03 - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Necesita activar JavaScript para visualizarla.

    Read More
  • Topoequipos

    Soluciones integrales en GEOMÁTICA.

    Topoequipos Bogotá

    Calle 51 # 5 - 56 - Teléfonos: 338 12 26 - 288 02 03 - Esta dirección de correo electrónico está protegida contra spambots. Necesita activar JavaScript para visualizarla.

  • Equiposde Topografía

    Nuestros Productos y Servicios:

    Consultoría - Topografía -GPS - GNSS - Batimetría - Laboratorios didácticos - Fotogrametría - Software - Suelos - Drones - Accesorios - Franquicias - Estaciones Metereológicas - Equipos láser - Equipos para Construcción - Energías renovables

  • 1
  • 2
  • 3

El mundo al instante

La sonda Cassini vuela con éxito entre Saturno y sus anillos

MAIN W00106360 kKXE

Esta imagen no procesada, enviada por la sonda Cassini, muestra las características de la atmósfera de Saturno desde más cerca que nunca - NASA/JPL-Caltech/Space Science Institute

La sonda Cassini ha retomado el contacto con la Tierra después de que este miércoles entrara con éxito por primera vez en la estrecha brecha abierta entre el planeta Saturno y sus anillos. La nave espacial está en el proceso de enviar los datos científicos recogidos durante su inmersión, que serán recibidos por la Red del Espacio profundo del Complejo Goldstone de la NASA en el desierto de Mojave en California.

«La Cassini ha abierto una vez más un nuevo camino en la exploración espacial, mostrándonos nuevas maravillas y demostrando a dónde nos puede llevar nuestra curiosidad si nos atrevemos», afirma con satisfacción Jim Green, director de la División de Ciencias Planetarias de la NASA en Washington.

 
 

Cuando se sumergió a través del estrecho «hueco», la Cassini se adentró 3.000 kilómetros entre las nubes de Saturno, donde la presión del aire es de 1 bar, comparable a la presión atmosférica de la Tierra a nivel del mar, y dentro de aproximadamente 300 kilómetros del borde visible más interior de los anillos.

 

Si bien los administradores de la misión Cassini confiaban en que la nave pasaría a través de la brecha con éxito, tomaron precauciones adicionales con esta primera inmersión, ya que la región nunca había sido explorada antes.

«Ninguna nave espacial ha llegado nunca tan cerca de Saturno. Sólo podíamos confiar en las predicciones», afirma Earl Maize, gerente del Proyecto Cassini en el Laboratorio de Propulsión a Chorro (JPL) de la NASA en Pasadena, California. «Estoy muy contento de informar de que la Cassini pasó a través de la brecha de la misma manera que habíamos previsto, y salió por el otro lado en una forma excelente».

Una antena como escudo

La brecha entre los anillos y la parte superior de la atmósfera de Saturno tiene 2.000 kilómetros de ancho. Los mejores modelos para la región sugerían que si había partículas de los anillos en la zona donde Cassini cruzaba el plano de los anillos, serían pequeños, en la escala de partículas de humo. La nave espacial pasó a través de esta región a velocidades de aproximadamente 124.000 km por hora, por lo pequeñas partículas que golpearan una zona sensible podrían haber desactivado la nave espacial.

Como medida de protección, la nave utilizó su gran antena de alta ganancia en forma de plato, de 4 metros de diámetro, como un escudo, orientándola en la dirección contraria de las partículas del anillo. Esto significaba que la nave estuvo sin contacto con la Tierra durante la travesía. La Cassini está programada para recoger datos científicos mientras se acerca al planeta y gira hacia la Tierra para hacer contacto alrededor de 20 horas después de la travesía. La siguiente inmersión de la Cassini a través del hueco está prevista para el 2 de mayo.

Lanzada en 1997, la sonda Cassini llegó a Saturno en 2004. Después de su último vuelo cercano a la gran luna Titán el 21 de abril, comenzó lo que los planificadores de la misión llaman la «Gran Final». Durante este último capítulo, la nave realizará un total de 22 inmersiones entre los anillos y el planeta. El 15 de septiembre se sumergirá en la atmósfera de Saturno y pondrá fin a su misión para siempre.

http://www.ABC.es
Viernes 28 de Abril del 2017

Podríamos no detectar nunca una señal inteligente, aunque los extraterrestres estén allí

modelo

Puede que estén ahí arriba, en alguna parte, ocultos entre las estrellas, pero hasta ahora no hemos conseguido encontrarlos. Y no solo eso, sino que un nuevo método desarrollado específicamente para calcular qué posibilidades tenemos de captar señales emitidas por civilizaciones extraterrestresafirma que es muy posible que nunca lo hagamos.

Estos días se han hecho públicos los resultados de dos de las búsquedas más ambiciosas de señales inteligentes en el Universo. Y ambas han arrojado resultados negativos. Por un lado, el proyecto Breakthrough Listen, que bajo los auspicios de investigadores de la talla del físico Stephen Hawking, del astrónomo Martin Rees o de Frank Drake, del Instituto SETI (y creador de la famosa ecuación que lleva su nombre), comenzó en 2015 un "peinado" sistemático de más de un millón de estrellas de la Vía Láctea y de las cien galaxias más cercanas a la nuestra, utilizando para ello tres de los mayores telescopios disponibles en el mundo.

El proyecto, que cuenta con una financiación de 100 millones de dólares para diez años, acaba de hacer públicos sus primeros resultados, que incluyen datos de 692 estrellas, las primeras analizadas desde 2015. Entre todas ellas, los investigadores solo encontraron 11 señales potencialmente alienígenas, pero ninguna sobrevivió a un posterior análisis más detallado. "Es como buscar una aguja en un pajar -afirma Seth Shostak, del Instituto SETI en California-. Pero no sabemos cuántas agujas puede haber".

 

La segunda búsqueda, llevada a cabo por un equipo de investigadores de la Universidad de California en Berkeley, partía de la idea (también propuesta por científicos del SETI) de que si "ahí fuera" existe alguna forma de vida avanzada, podría estar utilizando tecnología láser para sus comunicaciones, tal y como estamos empezando a hacer nosotros. En palabras de George Dvorsky, uno de los miembros del equipo, "es solo uno entre los posibles tipos de comunicación, pero creemos que para transmisiones dirigidas, los láseres pueden ser altamente eficientes".

Una ciudad como Nueva York

En su estudio, que se publicará próximamente en The Astronomicl Journal y que ya está disponible en arXiv.org, los investigadores analizaron la luz procedente de 5.600 estrellas de nuestra galaxia (2.000 de las cuales con posibilidades de albergar planetas cálidos y rocosos, como la Tierra), pero no encontraron rastro alguno de tecnologías láser. Lo cual, según reza el estudio, puede significar dos cosas: o bien esas hipotéticas civilizaciones no están utilizando el láser o, simplemente, los extraterrestres no están ahí. "No encontramos emisiones láser procedentes de las regiones planetarias de las 5.600 estrellas analizadas -asegura Nate Tellis, otro de los miembros del equipo-. Cada una de esas estrellas podría tener una ciudad de Nueva York, un París, un Londres, y no tendríamos ni idea".

Para colmo, Claudio Grimaldi, del Instituto Federal de Tecnología de Suiza, acaba de presentar un nuevo método para calcular qué posibilidades reales tenemos de detectar señales alienígenas, y los resultados no son en absoluto esperanzadores.

En su trabajo, publicado en Scientific Reports, Grimaldi asume que las señales de un hipotético emisor extraterrestre podrían verse debilitadas, o incluso bloqueadas, a medida que viajan por el espacio, de forma que solo serían perceptibles desde una cierta distancia. Y resulta relativamente sencillo saber si la Tierra se encuentra dentro de los límites de cobertura de esas señales y si desde aquí, por lo tanto, sería posible o no detectarlas.

Menos de una señal

Los resultados de Grimaldi son demoledores. Según sus datos, incluso si la mitad de nuestra galaxia estuviera llena a rebosar de transmisiones alienígenas, el número medio de señales que podríamos detectar desde aquí se reduce a menos de una. Lo cual implica que, incluso si ahí fuera existieran miles de civilizaciones, podríamos no ser capaces de encontrarlas. Por supuesto, afirman los críticos,el método de Grimaldi necesitaría saber en qué volumen de espacio las señales extraterrestres serían detectables, así como la duración de cada señal, ya que todas no serían visibles al mismo tiempo. Y lo cierto es que no conocemos ninguno de esos dos parámetros.

Además, detectar una señal inteligente no debería ser más difícil que captar otras señales naturales que emiten continuamente diferentes eventos astronómicos, algo que los astrónomos ven y registran casi a diario.

¿Existen, pues, tales civilizaciones? Y si existen, ¿dónde están? La cuestión sigue abierta. Quizá, en su próxima oleada de datos, los resultados de Breakthrough Listen nos den por fin una sorpresa, o puede que la noticia llegue de cualquier otra parte de forma inesperada. Solo nos queda tener paciencia y seguir buscando...

http://www.ABC.es
Viernes 28 de Abril del 2017

Crean un modelo matemático para construir una máquina del tiempo

modelo

Tras un buen número de fracasos y cálculos decepcionantes, un investigador de la Universidad British Columbia (UBC) ha llegado, por fin, a elaborar con éxito un modelo matemático viable para la construcción de una máquina del tiempo. El trabajo acaba de publicarse en la revista Classical and Quantum Gravity.

Ben Tippett, físico y matemático, ya había publicado recientemente un estudio sobre la viabilidad de hacer viajes en el tiempo. Y ahora el investigador, especializado en la teoría de la Relatividad General de Einstein, tras varios años de estudios de la dinámica de los agujeros negros, ha conseguido desarrollar una fórmula que describe con precisión un método para convertir los viajes en el tiempo en una realidad.

"La gente piensa que los viajes en el tiempo son cosa de la ficción -explica Tippett-. Y tendemos a pensar que eso no es posible porque en la actualidad no somos capaces de hacerlo. Sin embargo, matemáticamente, sí que es posible".

 

Desde que HG Wells publicó en 1885 su famosa obra 'La máquina del tiempo', los viajes temporales han despertado interés y curiosidad entre el público, y un buen número de científicos ha tratado también de resolver (o de refutar) esa extraordinaria posibilidad. En 1915, Albert Einstein anunció su teoría General de la Relatividad, estableciendo que los campos gravitatorios se deben a distorsiones en el tejido espaciotemporal del Universo. Más de 100 años después, la colaboración internacional LIGO anunció la primera detección de ondas gravitacionales, generadas durante la fusión de dos agujeros negros a miles de millones de años luz de distancia, lo que confirmó experimentalmente las ideas de Einstein.

La división de la realidad en tres dimensiones espaciales y una temporal que actúa por separado es incorrecta, afirma Tippett. Las cuatro dimensiones, en efecto, deben imaginarse al mismo tiempo, de forma que las diferentes direcciones espaciales estén conectadas permanentemente, en un espacio-tiempo continuo. De esta forma, y siguiendo la teoría de Einstein, la curvatura del espacio-tiempo explica las órbitas curvas de los planetas.

En un espacio-tiempo plano los planetas y las estrellas se moverían siempre en línea recta. Sin embargo, en la realidad vemos que en las proximidades de una estrella masiva, la geometría espacio-tiempo se curva y las trayectorias rectas de los planetas cercanos siguen esa curvatura y se doblan alrededor de la estrella.

En palabras de Tippet, "La dirección temporal de la superficie espacio-tiempo también muestra curvatura. Hay pruebas que demuestran que cuanto más cerca de un agujero negro estemos, más lentamente transcurrirá el tiempo. Mi modelo de una máquina del tiempo usa ese espacio-tiempo curvado, doblando el tiempo en un círculo en el que se moverán los pasajeros, en vez de hacerlo en línea recta. Y ese círculo es capaz de llevarnos hacia atrás en el tiempo".

Materia exótica

Hasta aquí la teoría. El propio Tipplett afirma, sin embargo, que a pesar de que es posible describir matemáticamente este tipo de viaje temporal, tiene serias dudas de que alguien, alguna vez, sea capaz de construir una máquina así que funcione en la realidad.

"HG Wells popularizó el término 'máquina del tiempo' -afirma el científico-, y dejó firmemente implantada la idea de que un explorador necesitaría una máquina o caja especial para llevar a cabo su viaje temporal. Pero aunque es matemáticamente factible, todavía no es posible construir una máquina espacio-temporal, porque necesitaríamos materiales -que llamamos materia exótica- capaces de doblar el espacio-tiempo en estas formas imposibles, algo que aún no se han descubierto ".

Para llevar a cabo su investigación, Tippett creó un modelo matemático llamado TARDIS (Traversable Acausal Retrograde Domain in Space-time, o Dominio Retrógrado Acausal en el espacio-tiempo). El investigador lo describe como una burbuja en la geometría del espacio-tiempo que transporta su contenido hacia atrás y hacia adelante a través del espacio y el tiempo mientras recorre un largo camino circular. La burbuja se mueve a través del espacio-tiempo a velocidades que a veces superan a la de la luz, lo que permite desplazarse hacia el pasado.

"Estudiar el espacio-tiempo, concluye el investigador- es algo fascinante y problemático a la vez. Y también es una divertida forma de utilizar la Física y las Matemáticas. Diversos expertos en mi campo vienen explorando la posibilidad matemática de una máquina del tiempo desde 1949. Y mi investigación representa una nueva forma de hacerlo".

http://www.ABC.es
Viernes 28 de Abril del 2017

¿La primera colonización de América?

El descubrimiento de América, en 1492, se considera una de las fechas claves de la Historia. Naturalmente, los humanos llegaron allí varios milenios antes, aunque no está claro cuándo colonizaron ese continente. Los restos arqueológicos hallados sugieren que los primeros humanos modernos llegaron a América del Norte hace unos 14.500 años. Una teoría cuestionada esta semana por un nuevo estudio que da un enorme salto hacia atrás en esa cronología. Y es que, según sostiene el equipo de científicos del Museo de Historia Natural de San Diego que firma el trabajo, el territorio que hoy es California ya estaba habitado por homínidos hace 130.000 años, es decir, unos 115.000 años antes de lo que se pensaba.

La investigación, publicada en la prestigiosa revista Nature, ha suscitado ya el debate entre científicos. Y es que sus autores no han hallado fósiles ni restos de ADN de ese homínido que habría vivido en América del Norte en tan temprana fecha, sino que su conclusión se basa en pruebas indirectas: el descubrimiento de restos óseos de un mastodonte de esa edad (huesos, molares y colmillos) con evidencias de haber sido manipulados con las piedras que han aparecido al lado y que habrían sido utilizadas como martillos y yunques.

El descubrimiento de los restos óseos del mastodonte -un pariente lejano del elefante, ya extinto- y de esas piedras que, según los investigadores, fueron las herramientas con las que se procesó el animal, se realizó en Cerutti Mastodon, un yacimiento en el sur de California que comenzó a ser excavado a principios de los años 90. Para estimar la edad, utilizaron métodos de datación radiométrica, que concluyeron que tenían 130.000 años de edad (con un margen error de 9.700 años)

Los autores enumeran una serie de características que, en su opinión, descartarían que la disposición y el estado de los huesos y dientes del mastodonte se deban a causas naturales, por ejemplo, a un deslizamiento de tierras o a la acción de algún animal. Por ejemplo, destacan que la distribución de los restos es distinta a la de otros animales encontrados en el yacimiento encontrados anteriormente y que habrían sido enterrados de forma natural; la diversidad de fracturas que presentan (hay huesos frágiles que permanecen intactos mientras que otros más fuertes están rotos) o el tipo de fractura, que indicaría que fue realizada cuando el hueso estaba fresco y por percusión, es decir, siendo golpeado con otro objeto.

No obstante, admiten que su estudio plantea muchas preguntas, como qué especie de homínido era o qué ruta siguieron para llegar a América. Según los registros paleontológicos, hace 130.000 años el Homo sapiens no había salido todavía de África, mientras que los neandertales estaban en Europa.

Polémica conclusión

"El descubrimiento está reescribiendo nuestro conocimiento de la época en la que los humanos llegaron al Nuevo Mundo", ha declarado Judy Gradwohl, presidenta y directora ejecutiva del Museo de Historia Natural de San Diego, en un comunicado de prensa. "Las pruebas que hemos encontrado en este yacimiento indican que alguna especie de homínido vivía en América del Norte 115.000 años antes de lo que previamente se pensaba", asegura.

Una afirmación que rebaten los dos expertos consultados por este periódico, sin vinculación con este estudio. El paleontólogo José María Bermúdez de Castro, codirector de los yacimientos de Atapuerca (Burgos), considera que "el salto hasta los 130.000 años es una barbaridad".

Según recuerda, el debate sobre la primera colonización de América por Homo sapiens se ha centrado en los defensores de una ocupación temprana, hace unos 24.000 años, y los defensores de una colonización más tardía, hace unos 14.000 años: "Parece que poco a poco las dos hipótesis se pueden conciliar si se consideran los hallazgos en las cuevas de Bluefish (en la región de Beringia), que llegan hasta 24.000 años. Estas primeras poblaciones pudieron quedar aisladas durante 12.000 años por la última glaciación hasta que pudieron entrar en el resto del continente americano hace unos 14.000 años", relata el paleontólogo.

"Considerando que las evidencias más antiguas de nuestra especie en Asia (sur de China) no pasan de 100.000 años, es imposible que miembros de Homo sapiens fueran los autores de las evidencias del yacimiento de California", afirma. "En ese caso, tendría que pensarse en alguna especie anterior, presente en Asia en esa época. El problema es que no hay constancia de que especies como Homo erectus o quizá otras llegaran tan al norte como para entrar por Beringia en América hace tanto tiempo. Todo es posible, por supuesto, pero las evidencias presentadas en Nature por Steve R. Holen y colegas no son muy robustas", argumenta. Beringia fue un puente de tierra que se formó durante la última glaciación entre América y Asia y que fue clave para la migración de plantas y animales.

"Aunque no hubieran encontrado restos humanos, al menos hubiera sido deseable ver utensilios elaborados, como corresponde a una población humana de hace 130.000 años y no solo yunques y martillos de piedra. No puedo decir nada sobre la datación, porque no soy especialista, pero me hubiera gustado ver mejores evidencias para quedar convencido de las conclusiones de los autores de este trabajo", afirma el paleontólogo.

Más crítico se muestra Manuel Domínguez-Rodrigo, codirector del yacimiento de Olduvai, en Tanzania, pues considera que la conclusión de este estudio es "precipitada" y afirmar, a partir de esas pruebas, que hubo homínidos en América hace 130.000 años, "una barbaridad". El científico del Instituto de Evolución en África (Universidad de Alcalá de Henares) lamenta que se publiquen "investigaciones con un contenido científico insuficiente, pero que tienen una gran proyección mediática".

"Cambios de paradigma tan grandes requieren de una completa falta de ambigüedad. Y lo que se ha presentado en este estudio es totalmente ambiguo. Ninguna de las pruebas es concluyente y algunas pueden ser interpretadas por procesos naturales", asegura Domínguez-Rodrigo en conversación telefónica.

Por ejemplo, añade, las piedras que son presentadas como utensilios de piedra no están afiladas y no hay utensilios cortantes: "Las lascas (cuchillos de piedra) han sido las herramientas más usadas en la historia de la Humanidad. Desde hace dos millones y medio de años se han utilizado para descuartizar animales", afirma Domínguez-Rodrigo, que este año es profesor visitante en la Universidad de Harvard.

"En África hemos encontrado piedras de hace más de un millón de años parecidas a las que han aparecido junto al mastodonte y su asociación con el animal puede ser accidental. Esos cantos que muestran en el estudio pueden haberse meteorizado de forma natural, pues su origen es volcánico y y hay varios procesos naturales por los cuales se escaman, por ejemplo, por la humedad", explica.

Por otro lado, asegura que, pese a lo que sostienen los investigadores, esas fracturas que presentan los huesos sí pudieron ser realizadas por animales: "Es verdad que un hueso de elefante puede romperse por la acción del hombre, pero también es cierto que en el Pleistoceno existían animales carnívoros que pudieron hacerlo. Y no uno, sino muchos". Entre ellos cita especies de lobos, hienas o dientes de sable ya extintas.

En su opinión, a este trabajo "le falta un uso intensivo de la tafonomía, una disciplina dedicada a estudiar cómo se forma un yacimiento para poder entenderlo".

Por su parte, José María Bermúdez de Castro cree que "para cambiar lo que se sabe sobre la colonización de América a finales del Pleistoceno Superior tendrían que encontrarse otros yacimientos con evidencias más claras (y si es posible con restos humanos)".

http://www.ELMUNDO.es
Viernes 28 de Abril del 2017

Nuestros Servicios

  • Consultoría en ingeniería en General >

      Ofrecemos asesoramiento, desde una investigación preliminar, hasta la realización de un proyecto llave en mano, con la posterior colaboración en elmantenimiento y explotación, ejecutando todos los pasos intermedios. Los servicios que ofrecemos desde el nacimiento hasta la concreción de una ideason: • Identificación de proyectos • Estudios de viabilidad técnicos, socio-económicos y Read More
  • Servicio técnico Especializado >

    Servicio de mantenimiento y calibración de equipos topográficos Cuenta con personal especializado, con amplia experiencia enreparación, mantenimiento y verificación de equipos ópticos, mecánicos y electrónicos. Reparación de instrumentos de topografía y geomática (estaciones totales, niveles electrónicos, niveles digitales, niveles automáticos, gps, teodolitos, y otros) Contratos de mantenimiento preventivo y correctivo para Read More
  • Museo de la Topografía >

    Presentamos a ustedes una gran galería de imagenes e información de los diferentes equipos que han existido en este gran mundo de la topografía Read More
  • Mundo al instante >

    La finalidad de este espacio es presentarles a uds las ultimas noticias del sector,  y artículos de ingeniería que pueden ser de su interés Read More
  • 1
  • 2